Los otros deportes de los perros

0
1076
La persecución de coches
Los otros deportes de los perros
Danos una Estrellita 🙂

Al igual que los seres humanos tenemos actividades en las que podemos sacar toda la energía y presiones acumuladas, existen algunas con las cuales nuestras mascotas pueden direccionar sus energías para lograr un equilibrio y una actitud tranquila.

La persecución de coches

El campeón de los deportes para perros son los torneos de agility en los que siempre destacan la rapidez, habilidad y confianza del perro a lo largo de un recorrido con obstáculos y dificultades.

Otros son las competencias atléticas en que se enfrentan perros de una misma raza para correr o nadar. De hecho las presentaciones en exposiciones caninas requieren de mucho esfuerzo físico y concentración, por lo que representan de alguna manera un deporte.

Pero no todos los perros desean competir ni serían aceptados en una exposición canina, por lo que al igual que los seres humanos han desarrollado deportes en escenarios distintos y para cuyo ejercicio no requieren de pedigrí, al contrario, tal vez sea requisito no tenerlo.

La persecución de coches:

Modalidad extrema en la que nuestros campeones equiparan sus fuerzas y rapidez contra las de una temible llanta en movimiento que gira indiferente invadiendo cínicamente el territorio de nuestros perros de barrio. La prueba termina en la esquina siguiente, con un enemigo que huye asustado.

Este deporte presenta otras modalidades como son persecución a la bicicleta y persecución al motociclista, que incluyen la habilidad de morder y ladrar al tiempo.

El monstruo del garaje:

Este deporte tiene mucho de estrategia. De hecho nuestros perros campeones esperan pacientemente y en silencio a que un desprevenido transeúnte pase por enfrente de la reja para saltar furiosamente y con un ladrido salvaje provocarle medio infarto a uno tras otro. Lo que nadie sabe es cómo logran hacerlo día tras día a las mismas personas.

Recibiendo a la visita:

Este deporte consiste en fastidiar por completo a todos los visitantes de la casa con una serie interminable de ladridos. El ejercicio igualmente termina cuando el visitante desiste de quedarse y se va, o cuando apenados los huéspedes terminan encerrando al deportista. Una tercera posibilidad es que el hábil ladrador reciba un golpe que lo calle de una vez por todas.

Decorando la acera:

Esta habilidad aunque no lo parezca también es de fuerza y de cálculo. En ella los participantes depositan con asombrosa exactitud sus desechos fisiológicos justo en donde alguna persona va a pisar al día siguiente. El triunfo debe ser anónimo, pues si la víctima se entera del responsable, a este último le iría muy mal.

En fin, son otros tantos los deportes que los creativos perros mestizos han desarrollado como demostración de sus habilidades ignoradas en otros círculos sociales.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here