¿Qué hacer si tu perro come uvas por accidente?

Es bien sabido que las uvas y las pasas (uvas pasas) son tóxicas para los perros. Sin embargo, ¿qué hacer si tu perro come uvas por accidente? Es verdad que todavía no se conoce la sustancia exacta que ocasiona la reacción tóxica, pero los perros no deben comer uvas y pasas, porque incluso pequeñas cantidades pueden resultar mortalmente tóxicas.

Además, esto afecta a todos los perros de cualquier edad, raza o sexo. Las uvas y las pasas son malas para los perros porque una de las complicaciones más graves de la toxicidad es la insuficiencia renal aguda repentina con falta de producción de orina (anuria).

El problema es que la insuficiencia renal no se observa en todos los perros después de la ingestión de uvas o pasas. Por ello, todavía se está investigando la razón por la cual algunos perros se ven afectados al comer uvas y otros no.

¿Qué hacer si tu perro come uvas por accidente?

Ante todo siempre es importante tomar medidas de prevención. Por lo tanto, mantén las pasas y las uvas fuera del alcance de tu perro. Recuerda que los perros ingieren casi cualquier cosa. También debes decirle a todos los miembros de tu familia que las uvas y pasas son tóxicas para los perros.

¿Por qué las uvas son malas para los perros?

Incluso también advertirles sobre otros alimentos que se han encontrado que son tóxicos para las mascotas, como el chocolate, las cebollas, el ajo, etc. En cualquier caso, si descubres que tu perro ha ingerido pasas o uvas, debes actuar inmediatamente para evitar una situación más grave.

Inducir el vómito

Si no sabes qué hacer si tu perro come uvas por accidente, esta es nuestra primera recomendación. Debes inducir el vómito lo antes posible, antes de que las toxinas de la uva o pasas puedan ser absorbidas. Intenta provocar el vómito con una simple solución de peróxido de hidrógeno de una cucharadita por cada 2 kg de peso corporal, sin darle más de tres cucharaditas a la vez.

Si el perro no vomita dentro de los 10 minutos posteriores a la primera administración, puede intentarlo de nuevo con la misma cantidad. En caso de que no haya vomitado después de la tercera dosis, no continúes, ni trates de hacer otra cosa para intentar inducir el vómito.

Si tu perro ya ha vomitado, no intente forzar más vómitos. Además, no induzca el vómito si el perro está inconsciente, tiene problemas para respirar o muestra signos de angustia o conmoción grave. Ya sea que tu perro vomite o no, debes llevarlo a un centro médico veterinario.

Acude con el veterinario

El carbón activado también es útil para prevenir la absorción de toxinas. Por ello, otra cosa que puedes hacer si tu perro ha comido uvas es llamar a un médico veterinario inmediatamente después de enterarse de la ingestión. Averigua cuánto carbón activado debes administrar a tu perro.

Ten en cuenta que aún tendrás que llevar a tu perro para recibir atención médica. Esto es porque algunos perros son más sensibles que otros y pueden necesitar cuidados intensivos, incluyendo lavado de estómago y terapia de fluidos.

Proporciona al veterinario toda la información

Debes asegurarte de proporcionar al veterinario la mayor cantidad de información posible para que pueda comenzar el tratamiento. Si tu perro ha vomitado o ha tenido diarrea y haz podido recolectar una muestra, esto ayudará al veterinario a diagnosticar la gravedad de la afección. También le ayudará a comenzar el tratamiento mucho más rápido.

El veterinario realizará pruebas de laboratorio de rutina, como un hemograma completo, un perfil bioquímico y un análisis de orina. Es posible que se observen algunos cambios en la orina, como la presencia de glucosa y/o proteínas. Una ecografía también puede ser una herramienta de diagnóstico útil para conocer el tamaño del riñón y encontrar evidencia de depósito anormal de minerales en los riñones.

Sin evidencia explícita de que el perro ha ingerido uvas o pasas, el diagnóstico a menudo se basa en evidencia circunstancial junto con los síntomas habituales que aparecen después de la ingestión de estas frutas.

La terapia de fluidos

El lavado de estómago forma parte del tratamiento después de que se ha inducido con éxito el vómito. Al perro se le administra fluidoterapia intravenosa durante al menos las primeras 48 horas. También se le darán medicamentos para estimular la producción de orina.

Si la orina no se produce en poco tiempo, el veterinario puede recomendar el tratamiento de diálisis para apoyar los riñones mientras se recuperan. Durante este tiempo, su médico controlará diariamente los químicos de la sangre del perro. Si llega el punto en que el riñón ha fallado y el perro no puede producir orina, todo su sistema pronto fallará y lamentablemente morirá.

Cabe mencionar que en algunos casos, incluso un tratamiento oportuno no será suficiente si la toxina ya ha sido absorbida. El tiempo es clave en esta situación, pero en todos los casos, el pronóstico es reservado.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies