¿Cuántas horas debe dormir un perro?

¿Cuántas horas debe dormir un perro?
4.8 (96.67%) 6 vote[s]

Desde Planeta Perro nos hemos propuesto terminar con esa gran duda que muchas veces tienes: ¿Duerme mi perro demasiado? ¿Cómo sé si lo que duerme mi perro es normal? No te preocupes, te vamos a solucionar la duda partiendo de la base de que los perros duermen más que un ser humano y, por supuesto, de una manera diferente: tanto en duración como en frecuencia.


¿Cuántas horas duerme un perro?

Aunque no lo creas, no existe una única respuesta para esta pregunta ya que dependemos de muchos factores, puesto que los perros no tienen un patrón regular de sueño. Por regla general, los perros realizan cierta cantidad de siestas al día entre las cuales llevan a cabo otro tipo de tareas: ejercicios, ladrar, alimentarse, pedirnos cariño, etc.

Existen varias investigaciones que hablan de que, los perros, sólo pasan un 10% de su tiempo en la fase conocida como MOR (Movimientos Oculares Rápidos), donde se llevan a cabo los sueños.

Comparado con los seres humanos, nosotros pasamos casi un 25% en esa etapa, por lo que hay una pequeña diferencia en cómo aprovechamos el sueño: los perros duermen en tramos cortos pero profundos, nosotros más largos pero superficiales.

Si dijésemos que un perro duerme entre unas 12 y 18 horas al día no estaríamos exagerando, ya que si llevásemos a cabo la suma de todas las siestas que tienen lugar a lo largo del día y sus distintas duraciones, posiblemente llegaríamos a esta cifra.

La cantidad media y, por lo tanto, considerada normal de un perro varía mucho en función de varios factores; estos colocarán a un perro más cerca de las 12 horas o de las 18.

La edad del perro:

Los cachorros necesitan dormir más que los perros que son adultos debido a su gasto de energía. Es decir, los cachorros gastan energía hasta agotarse, duermen y se recargan para volver a realizar lo mismo.

Los cachorros necesitan dormir más

Los perros que se encuentran en su adultez no gastan tanta energía y pueden no necesitar dormir tanto, sin embargo, cuando llegan a la vejez sí que se comportan con el sueño como un cachorro: necesitan recargar la energía durmiendo para realizar pequeñas tareas.

Cantidad de actividad o ejercicio

Teniendo en cuenta la raza también, aquellos perros que tienen una energía superior y son bastante activos, tienden a dormir menos que los que son inactivos.

Esto lo podemos ver en los perros que se encuentran en hogar y tienen poca actividad, son más propensos a dormir largas siestas mientras que perros de trabajo tienen una rutina muy marcada y no necesitan mucho descanso para estar de nuevo en activo.

El tamaño de nuestro perro

Siempre nos encontraremos que los perros de razas grandes como San Bernardo o Mastín, necesitan de grandes siestas para conseguir recuperar energía, por eso tienden a dormir las 18 horas al día. Mientras que las razas pequeñas no son las ideales para vivir en espacios pequeños debido a la gran energía que tienen y el poco tiempo que pasan durmiendo.

Dieta de nuestro perro

Está demostrado que cuando optamos por darle a nuestros perros una alimentación de poca calidad, nuestros animales experimentan dos cosas: no obtienen suficientes nutrientes para estar con la energía en máximos y, por otro lado, necesitan realizar una digestión más lenta y, por lo tanto, más tiempo para desarrollarla y para ello deben dormir.
dormir un perro

Ahora bien, aunque sabemos ahora cuánto tiempo duermen los perros por normal general y cuáles son los factores que hacen que varíe.

¿Existe una manera de conseguir que duerman toda la noche?

A continuación te damos algunos consejos.

  1. Crea una rutina y evita su alteración: nuestro perro necesita tener una rutina que no sólo le de seguridad, sino que también le ayude a saber cuándo va a comer, a jugar, cuándo es el momento de pasear y cuándo puede echarse a dormir.

Cuando esta rutina no la respetamos, nuestro perro se encuentra un poco perdido y no sabe exactamente “cuál es el siguiente paso”. Esto influye mucho en conseguir que duerma toda la noche, que no se despierte en mitad de la noche buscándonos para jugar o con hambre.

  1. Consigue que tu perro tenga un espacio y que sea “su espacio”: los perros necesitan saber cuál es su espacio para localizarlo cada vez que sea el momento de irse a dormir. Este espacio debe ser tranquilo, cómodo, tener la temperatura más adaptada a nuestro perro y ser lo más cómodo posible para él.

Conseguiremos que se sienta protegido y seguro todo el tiempo que esté en este lugar, por lo que descansará de la mejor manera posible.

  1. Conoce los miedos de tu perro: el lugar de tu casa donde tu perro debe dormir es bueno que esté alejado de todos los posibles miedos que puedan alterarlo. Es bueno que conozcamos los miedos o ruidos que puedan alterar a nuestro perro y conseguir que no duerma más en toda la noche.

Por ejemplo, si queremos que su lugar esté debajo de una ventana o cerca de una puerta, seguramente escuche ruidos que lo despierten con facilidad. Conocer bien a nuestro perro hará que descanse bien y, por consiguiente, que nosotros también lo hagamos.

  1. Calcula la hora de dormir y la cena: al igual que las personas, no es bueno que nuestro perro se vaya a la cama con el estómago muy lleno. Si queremos que duerma bien, que tenga una buena digestión, lo mejor que podemos hacer es calcular la hora para darle la cena y que haya un tiempo espaciado para irse a dormir o, por otro lado, conseguir que la cena no sea muy pesada o que facilite su digestión.
  2. No olvides la importancia del ejercicio: por último, pero no menos importante, no podemos pretender que nuestro perro se vaya a dormir con la misma energía que se levantó por la mañana o con la que ha ido acumulando durante todo el día.

Es igual de importante que los consejos anteriores entender que nuestro perro necesita ejercitarse para conseguir soltar energía y llegar “cansado” a la cama. Cuanto más agotado se encuentre más fácil será que el sueño sea ligero y hasta el día siguiente.

Esto no significa que debemos hacer que nuestro perro haga ejercicio hasta morir, sino que debemos crear una rutina de ejercicios de manera regular que consiga que nuestro perro vaya regulando su energía. De esta manera llegará todas las noches con la energía bajo mínimos, consiguiendo que no tengamos que esforzarnos para que duerma toda la noche, se coloque en su lugar sin decírselo, etc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies