Cómo saber si mi perro tiene leishmaniosis

Cómo saber si mi perro tiene leishmaniosis
4.8 (96%) 5 votes

La leishmaniosis en una zoonosis provocada por un parásito, conocido como Leishmania infantum. En perros se detecta por la respuesta ocasionada en el canino, por la infección parasitaria. Esta patología veterinaria no tiene cura, por eso es vital detectarla a tiempo. De esta forma, el tratamiento para conservar el estado del perro puede dar mejores resultados.


¿Qué es la Leishmasiosis canina?

Es una enfermedad parasitaria generada por la especie infantum. La forma de contagio es a través de un vector. Este mismo pica a un perro infectado con leishmania. Luego, el mosquito pica a un perro sano y de esta manera se transmite la infección. El mosquito pertenece al género Phlebotomus. Esta dolencia es degenerativa y crónica.

Cuando el perro es picado, su sistema inmune detecta la presencia del parásito en las células sanguíneas. Automáticamente, las células blancas comienzan a engullir el parásito. Los anticuerpos son la primera línea de batalla, y si estos no logran su objetivo, el sistema inmunológico del perro sigue estimulando la fabricación de nuevos anticuerpo. Estas reacciones no matan al parásito, solo lo mantiene controlado.

¿Cómo detectar la leishmaniosis en perros?

Si sospechas que tu perro tiene leishmaniosis, es importante que leas lo que a continuación te comentaremos. Cada uno de los puntos permite evidenciar si tu perro tiene indicios de la enfermedad. Pero lo primero es acudir a tu veterinario.

Zonas endémicas

Esta enfermedad es endémica, esto quiere decir que está relacionada con extensiones de terrenos y zonas específicas. Tu perro tendrá mayor probabilidad de ser infectado si vives en lugares aledaños a estos sitios. Son lugares con humedad. Es importante implementar medidas profilácticas.

Presencia de síntomas

Otra forma de constatar la presencia del parásito en el animal es si presenta algunos de los síntomas. Estos son fiebre, malestar general, poco apetito, debilidad, lesiones en la piel, uñas largas, pelo quebradizo o zonas de calvicie. Si notas que tu perro presenta estas características es vital que lo examine un veterinario. El especialista determinará por medios de estudios y las manifestaciones clínicas del canino si padece o no de la enfermedad.

Realizar test especiales

Existe una prueba especial para detectar la leishmaniosis. De dar positivo, quiere decir que el perro está contagiado. A partir de ese momento debe comenzar a recibir el tratamiento adecuado para paliar los síntomas.

Síntomas de la leishmaniosis en el perro

leishmaniosis en el perro

Los síntomas frecuentes en perros infectados con esta enfermedad son afecciones en la piel, los riñones, neurológicos, oculares, entre otros. Todas estas sintomatologías se acompañan de fiebre, pérdida de peso, debilidad, falta de apetito y de energía.

 

Síntomas cutáneos

Son manifestaciones clínicas que afectan la piel del animal. Es característico observar caída del pelo alrededor de los ojos. El pelo del perro se vuelve frágil, seco y fino. Además, puede presentar dermatitis y úlceras. La heridas suelen ser de difícil cicatrización, y las uñas crecen a velocidades aceleradas.

Síntomas renales

Puede ocasionar patologías renales como la glomerulonefritis. La orina del perro puede estar mezclada con sangre, al igual que puede perder proteína por la orina.

Síntomas neurológicos

Un perro con leishmaniosis presenta una marcha dificultosa, esto se debe a que el parásito afecta el sistema nervioso central y el periférico.

Síntomas oculares

Esta enfermedad puede ocasionar conjuntivitis y problemas de la córnea. Esto se detecta porque el ojo del animal estará muy rojizo.

Es importante decir que muchos perros permanecen asintomáticos durante mucho tiempo. Sin embargo, un perro contagiado es un reservorio para que se propague la enfermedad. Por este motivo, es recomendable realizar chequeos médicos para descartar los perros con leishmania pero que presentan síntomas.

Tratamiento de la Leishmaniosis canina

El tratamiento para estos casos no es curativo, puesto que la infección no se erradica del todo. Si se diagnostica con prontitud y se comienza a tratar la enfermedad, los síntomas serán menos agresivos. Con ello, lograremos que la calidad de vida del canino sea la mejor. El tratamiento es con medicamentos y medidas preventivas.

Los medicamentos a utilizar son antimoniales, como el ketoconazol. Se administran por vía oral o endovenosa durante algunas semanas. Así mismo, el primer periodo de tratamiento  abarca un mes y después se extiende hasta seis meses. Por otro lado, el canino debe tener una dieta acorde a sus necesidades y en relación con los síntomas que presente. Existen en el mercado productos diseñados para ello.

Dentro de las medidas preventivas está utilizar mosquiteros para evitar que los mosquitos se acerquen al perro, así evitamos que se mantenga el foco infeccioso. También es válido usar pipetas y collares repelentes. Estas medidas preventivas son aún más efectivas en perros no contagiados con leishmaniosis.

Medidas para prevenir la leishmaniosis en perros

Ya hemos mencionado algunas de ellas, sin embargo, es prudente que conozcas otras medidas preventivas.

  • Fumigar periódicamente la casa o lugar de residencia aledaño a la zona endémica.
  • Limitar las visitas a zonas de intenso calor y húmedas.
  • Utilizar antiparasitarios.
  • Los mosquitos se intensifican por las noches. Es recomendable que el perro duerma dentro de la casa.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies