Cómo cuidar a una perra con celo

0
1479
perra celo
Cómo cuidar a una perra con celo
Danos una Estrellita 🙂

Una de las preocupaciones que vienen a la cabeza de las personas que tienen perros hembras es ese momento en el que aparece por primera vez el celo.

Es muy importante conocer qué le ocurre a nuestra perra durante este período, teniendo en cuenta que la primera vez que tiene el celo es cuando se encuentra entre los 6 y 12 meses de edad, dándose la mayor frecuencia entre los 8 y 10.

Durante este celo, nuestra perra puede llevar a cabo el apareamiento que produciría una camada, pero con esa edad nuestro animal es todavía muy inmaduro.

Es por esto por lo que nosotros somos los responsable de que no ocurra y evitar que se produzca ese apareamiento con otros perros.

perra con celo

El momento en el que nuestra perra se encuentra en celo se separa del siguiente celo por un período de, más o menos, seis meses aunque esto depende de las razas mayormente.

Si quieres convertirte en un dueño y ser lo más serio y responsable con tu perra, lo más saludable para ella es que sea esterilizada antes de que comience su madurez sexual.

Ahora bien, si por algún motivo esto no pudiese llevarse a cabo, lo más recomendado es que le prestemos atención durante una parte del mes en la que desarrolle el celo, las veces que lo tenga durante el año.

El Celo en las perras

Si tenemos a nuestra perra en pleno celo, es el momento indicado de que seamos esos dueños atentos y prestemos atención a las señales que nuestro animal nos dará para que sepamos que se encuentra en su período de apareamiento. 21 días es lo que suele durar esta etapa de apareamiento, dividiéndose en diferentes fases que veremos a continuación.

A grandes rasgos, debemos tener en cuenta que durante los primeros 11 días nuestra perra comenzará con una secreción muy parecida al color rojo de la sangre y que no nos percatemos mucho o no sea muy abundante.

En este momento no aceptará a ningún macho que se quiera acercar atraído por su olor, por lo que no debemos estar muy encima de ellas pero tampoco dejarlas de lado.

Por otro lado, lo más aconsejable es que intentemos tener un lugar en nuestra casa para ellas, donde puedan estar tranquilas, cómodas y seguras de posibles visitas perrunas.

Las salidas fuera del hogar deben planearse o hacerse con mayor atención, ya que serán muchos los perros que olerán a nuestra perra y se sentirán irremediablemente atraídos y harán todo lo posible por acercarse a ella.

Muchas personas optan por comprar o utilizar algún tipo de braga para evitar manchas por el hogar y que también nuestra perra pueda moverse con libertad por todas las superficies de ella.

El celo irá en descenso una vez pasen los 11 días, y comenzará el momento en el que nuestra perra estará más abierta al apareamiento y deberemos estar más pendientes de ella y de los otros perros.

celo en una perra

Las fases del celo en una perra

Proestro

Estamos hablando de la primera fase, donde los perros se sentirán atraídos por el olor de las perras sin que estas estén todavía preparadas para ningún tipo de apareamiento.

Esto hace que las perras entren en un rechazo que expresan con gruñidos, arañazos o dentelladas.

En esta fase también notaremos cambios en el comportamiento de nuestra perra, como se manifiesta el sangrado por primera vez durante los primeros 8 u 11 días, también como nuestra perra realizará orina con mucha más frecuencia para que sus feromonas se propaguen y como nuestra perra estará continuamente limpiándose la zona genital.

El celo o también llamado estro

Es el momento en el que nuestra perra comienza su ovulación y se convierten en sus días más fértiles y cuando hay mayores posibilidades si queremos que el resultado del apareamiento sea una camada.

Su duración media suele ser entre los 5 y los 15 días, siendo la fase donde más debemos vigilar a nuestra perra cuando se encuentra rodeada de otros caninos. Notaremos como está más cariñosa de lo normal y mucho más receptiva a cualquier perro macho.

Diestro

Dependiendo de la perra, podemos encontrar que esta fase dure de 2 a 5 meses, ya que es la etapa en la que nuestra perra no se encuentra receptiva de manera sexual y los perros machos no sienten interés por ella, sexualmente hablando.

Suele ser la etapa en la que están de reposo o anestro o desarrollando un embarazo experimentado en la fase anterior.

También es el momento en el que, algunas perras, pueden sufrir un embarazo psicológico, el cual debemos consultar con un veterinario a la mayor brevedad posible.

Anestro

Se convierte en la última etapa del celo, y es conocida como el reposo sexual de los perros hembra. En este período es cuando nuestra perra se encuentra más tranquila porque se trata del período entre un celo y el siguiente y en el que nosotros como dueños  también podemos estar menos encima de ellas.

Es conocida por muchos dueños y veterinarios como el mejor momento para llevar a cabo la esterilización de nuestros perros hembras, ya que se encuentran estables hormonalmente hablando y pueden superar una operación de manera más fácil.

Cuando nos decidimos por la esterilización de una hembra pensamos, principalmente, en la forma en la que podemos mejorar su salud. La esterilización evita, en un gran porcentaje, la aparición de tumores y cáncer de mama y ovarios en edades tempranas y ya adulta.

Por otro lado también tenemos la implicación de la esterilización en el carácter de nuestra perra de manera directa.

En lo que no lo notaremos es en el hecho de tener una camada cuando todavía no ha alcanzado su madurez sexual, eso no va a conseguir que nuestra perra se tranquilice o sea un mejor animal.

Existen varios mitos alrededor de la esterilización, uno de ellos y posiblemente el más extendido, es que las perras deben tener al menos una camada en la vida, no existiendo ninguna evidencia científica que apoye esto.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here